La Anémona es sin duda la flor más misteriosa y enigmática de todas las que componen el grupo de flores ornamentales. Son un género muy antiguo y extendido de herbáceas vivaces que florecen en todas las zonas templadas del planeta. Se conocen más de 60 especies diferentes; sin embargo, las idóneas para los ramos de novia son las pertenecientes a la variedad denominada “Bride”, son flores del tipo amapola, con pétalos intensamente blancos y una corona central de estambres de color negro, que le dan un indiscutible toque de solemnidad y elegancia
El nombre de esta flor, proviene del griego y significa “flor del viento”. Según la mitología griega, Afrodita, diosa del amor y la belleza, cuando encontró muerto a su amante Adonis, del que estaba locamente enamorada, lloró intensamente, de sus lágrimas surgieron estas impresionantes flores blancas con corona central negra, y quedaron como símbolo de amor fuerte y verdadero que perdura más allá de la muerte.
También se las relaciona con las hadas mágicas, se dice que éstas duermen en sus pétalos cerrados durante la noche, y salen volando alegremente cuando las flores se abren al amanecer. Por eso existe la creencia de que las novias que portan anémonas en sus ramos, tienen una misteriosa sabiduría, que les permite anticiparse a los problemas sentimentales y solucionarlos, manteniendo fuerte y viva eternamente la llama del amor. El secreto son las hadas que duermen en ellas, que susurran recomendaciones al oído de sus protegidas.

1656191_607341726002635_984273094_n